La Funeraria La Soledad de Benavente S.L.

Es una empresa constituida por hijos y nietos sucesores de Teodoro Diez. Dirigida por Clara Eugenia Diez Olivares desde el año 1990, la empresa tiene sus orígenes a principios del siglo XIX y desde entonces y a lo largo de cinco generaciones ha venido prestando servicios funerarios a Benavente y comarca.

Nuestra filosofía ha sido y sigue siendo prestar un servicio digno, acomodado a las necesidades y gustos de cada familia, orientando, facilitando y tramitando los requisitos necesarios.

Comprendemos la muerte como un hecho natural y social, creemos que el ritual funerario ayuda a los familiares y allegados a aceptar esta realidad.

Procuramos que nuestros clientes tengan un trato único y exclusivo, adaptándonos a sus hábitos, creencias y costumbres.

La Soledad de Benavente cumple con todos los procesos legales, inhumación, incineración y pompas fúnebres con  responsabilidad y respeto, ofreciendo una atención de gran calidad a la familia en esos momentos tan dolorosos de la despedida.

La Funeraria La Soledad de Benavente S.L.

Es una empresa constituida por hijos y nietos sucesores de Teodoro Diez. Dirigida por Clara Eugenia Diez Olivares desde el año 1990, la empresa tiene sus orígenes a principios del siglo XIX y desde entonces y a lo largo de cinco generaciones ha venido prestando servicios funerarios a Benavente y comarca.

Nuestra filosofía ha sido y sigue siendo prestar un servicio digno, acomodado a las necesidades y gustos de cada familia, orientando, facilitando y tramitando los requisitos necesarios.

Comprendemos la muerte como un hecho natural y social, creemos que el ritual funerario ayuda a los familiares y allegados a aceptar esta realidad.

Procuramos que nuestros clientes tengan un trato único y exclusivo, adaptándonos a sus hábitos, creencias y costumbres.

La Soledad de Benavente cumple con todos los procesos legales, inhumación, incineración y pompas fúnebres con  responsabilidad y respeto, ofreciendo una atención de gran calidad a la familia en esos momentos tan dolorosos de la despedida.

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos (Norman Cousins)