Qué hacer en caso de necesitar una funeraria:

En los momentos difíciles contar con la ayuda y el consejo de profesionales, facilita todos los tramites. Aquí le mostramos un serie sugerencias que le serán de gran utilidad en el caso de que ocurra el fallecimiento de alguien próximo.

  • En el caso de que no se haya producido el fallecimiento pero nos encontremos ante la fase terminal de un familiar o amigo, decidir con antelación qué funeraria va a encargarse de realizar el servicio, informarse sobre presupuestos y valorar instalaciones y trato humano.
  • Tener en cuenta que a  las 24 horas del fallecimiento, el cadáver debe inhumarse o incinerarse. En el caso de que sea inhumado tener prevista la compra de nicho o sepultura en el cementerio correspondiente
  • Decidir quién o quiénes van a contactar con la empresa funeraria, teniendo en cuenta que deberían ser aquellos que se encuentren en mejores condiciones de ánimo para que sus deseos y necesidades sean bien entendidas por los profesionales que les van a atender.

  • Una vez producido el fallecimiento es imprescindible el DNI (original o fotocopia) del finado.

  • Valorar entre la familia qué tipo de ceremonia o acto se va a llevar a cabo.

  • Compañías de seguro: Si usted tiene una póliza de decesos, nosotros podemos realizar el servicio de cualquier compañía de seguros.
    Póngase en contacto con nosotros, nos encargaremos de todo, ciñéndonos a la cobertura de su póliza sin coste alguno .Realizamos servicios para Santa Lucía, Mapfre, La Preventiva, La Almudena, Ocaso, etc. Daremos parte a la compañía adaptándonos al servicio contratado en póliza  y su capital.

Qué hacer en caso de necesitar una funeraria:

En los momentos difíciles contar con la ayuda y el consejo de profesionales, facilita todos los tramites. Aquí le mostramos un serie sugerencias que le serán de gran utilidad en el caso de que ocurra el fallecimiento de alguien próximo.

  • En el caso de que no se haya producido el fallecimiento pero nos encontremos ante la fase terminal de un familiar o amigo, decidir con antelación qué funeraria va a encargarse de realizar el servicio, informarse sobre presupuestos y valorar instalaciones y trato humano.
  • Tener en cuenta que a  las 24 horas del fallecimiento, el cadáver debe inhumarse o incinerarse. En el caso de que sea inhumado tener prevista la compra de nicho o sepultura en el cementerio correspondiente
  • Decidir quién o quiénes van a contactar con la empresa funeraria, teniendo en cuenta que deberían ser aquellos que se encuentren en mejores condiciones de ánimo para que sus deseos y necesidades sean bien entendidas por los profesionales que les van a atender.

  • Una vez producido el fallecimiento es imprescindible el DNI (original o fotocopia) del finado.

  • Valorar entre la familia qué tipo de ceremonia o acto se va a llevar a cabo.

  • Compañías de seguro: Si usted tiene una póliza de decesos, nosotros podemos realizar el servicio de cualquier compañía de seguros.
    Póngase en contacto con nosotros, nos encargaremos de todo, ciñéndonos a la cobertura de su póliza sin coste alguno .Realizamos servicios para Santa Lucía, Mapfre, La Preventiva, La Almudena, Ocaso, etc. Daremos parte a la compañía adaptándonos al servicio contratado en póliza  y su capital.

Protocolo para funerales

Las pompas fúnebres son todos los actos y ceremonias que se hacen en homenaje al difunto para despedirlo dignamente, y para hacernos más soportable el dolor por la partida de un ser querido.

El acto de despedida de un ser querido debe ser tratado con el respeto y la consideración que merece, si a lo largo de nuestra vida dedicamos tiempo y esfuerzo para celebrar actos como el matrimonio planeando con detalle su organización,¿ por qué no hacerlo también cuando llega la hora de la muerte? ¿Por qué no considerar las instalaciones y el ambiente dónde queremos que se celebre el acto de despedida?

Asistir a un funeral es acompañar a los familiares y amigos del finado en unos momentos muy delicados y dolorosos, es también un acto social, el último homenaje que se hace al que  nos deja. Merece la pena reflexionar sobre el tipo de ceremonia o acto de despedida es el más conveniente para quien nos ha dejado. El hecho de dejar por escrito o haber dado instrucciones en vida de cómo nos gustaría celebrar este acto facilita a la familia tomar decisiones al respecto.

Pautas básicas de cómo actuar en el caso de tener que asistir  a un tanatorio.

  • Lo primero es considerar que relación de amistad, confianza o cercanía tenemos con la familia a la que vamos a acompañar.

    Si tenemos mucha cercania con la familia podemos ir a acompañarla nada más que se instale la capilla ardiente e incluso ayudarla a resolver cualquier situación que vaya surgiendo.

    Si el grado de confianza es menor lo mejor es  no molestar a la familia con llamadas telefónicas, para eso se pueden utilizar otros medio como whatsapp, correo electrónico o la sección de pésames de la web para transmitir a la familia nuestro pesar y condolencias.

  • ¿Cuánto tiempo se debe pasar en el tanatorio y cómo comportarse en él?

    Si el grado de amistad es muy estrecho  podemos acompañar a la familia todo el tiempo que nos sea posible, en el caso de no tener tanta confianza estar un tiempo limitado, el que cada uno considere razonable y evitar miradas, conversaciones y preguntas que puedan herir la sensibilidad de la familia.

  • ¿Si he asistido al velatorio se debe volver a dar el pésame en  la iglesia y cementerio?

    Si se ha acompañado a la familia en el velatorio no tiene sentido volver a pasar por el pésame de la Iglesia o en Cementerio.

  • ¿Se debe ir al cementerio?

    El momento del cementerio es una situación, muy delicada y dolorosa para la familia, es el acto de despedida final. La introducción del féretro  en el panteón o en el horno crematorio es un acto muy íntimo por lo que se debería respetar la privacidad de la familia.

    Hay personas que no van a los tanatorios ni a las iglesias y deciden expresar sus condolencias en el cementerio, en este caso es aconsejable mantenerse algo alejado de la familia durante el acto de inhumación y acerarse después a saludar o despedirse.

“Una muerte bella, honra toda una vida”
(Francesco Petrarca) 

Llámenos 980 630 229